Un mundo sin pobreza, la gran meta del BM

Reducir la pobreza de la población mundial en 3% al 2030 es la meta del Banco Mundial (BM) y su gran meta es lograr un mundo sin ella. Sin duda que todo ser humano anhela alcanzar esta victoria y sentir que todos pueden disfrutar de una calidad de vida prospera.

Panamá ha logrado avances relevantes en reducir la pobreza y la extrema pobreza, pero existen aún formidables retos para llevar el bienestar registrado en los últimos 15 años a las comunidades indígenas del país.

Entre las instituciones internacionales que apoyan a los Gobiernos de América Latina en la lucha erradicar la pobreza, está el BM y con el objetivo de conocer de la labor en la región y en Panamá, Capital Financiero conversó con la representante el país, Anabela Abreu. Designada a finales del 2014 como representante del BM en Panamá, luego de haber ocupado la representación del banco en Bosnia y Herzegovina y Montenegro desde 2011, como parte de la oficina para la región de Europa y el Centro de Asia (ECA).

También Abreu, fue la representante en Guatemala, donde lideró el diálogo político y la agenda de transparencia, que incluyó una variedad de iniciativas innovadoras, como la de Transparencia en el Sector de la Construcción (CoST).

Antes de unirse al BM en 1994, Abreu fue profesora asistente en la Universidad de Lisboa y subdirectora del Instituto de Higiene y Medicina Tropical de Lisboa. Tiene un doctorado en Administración de Servicios de Salud por la Universidad de Pittsburgh, un posgrado en Higiene y Medicina Tropical y un título de medicina por la Universidad de Lisboa.

En el pasado el BM como el Fondo Monetario Internacional fueron visualizados como organismos que imponían sus políticas a los países en desarrollo.

¿Cuál es la misión actual del Banco Mundial?

– Nuestra gran meta es un mundo sin pobreza. Considerando que aún hay poco más de 700 millones de personas que viven en situación de pobreza extrema en todo el mundo, es decir que viven con menos de $1,90 diarios, nos hemos propuesto reducir esa cifra al 3% de la población mundial para 2030.

“Además, impulsamos la prosperidad compartida elevando los ingresos del 40% más pobre de la población; es decir, buscamos que todos los ciudadanos se beneficien del crecimiento y tengan igualdad de oportunidades. 

“Trabajamos de la mano con los Gobiernos, con quienes analizamos las necesidades del país y escuchamos sus prioridades. Por ejemplo, para el caso de Panamá, nuestro trabajo está totalmente alineado con el Plan de Desarrollo Estratégico 2015-2019 del Gobierno y ha sido desarrollado en consulta con las autoridades panameñas”.

¿Cuáles son los objetivos de la actual estrategia para América Latina, incluido Panamá?

– Nuestro trabajo en Latinoamérica se orienta hacia el aumento de la productividad y el reforzamiento del clima de negocios; el fortalecimiento de los servicios de infraestructura; la inversión en capital humano y la protección de los pobres; el reforzamiento de la resiliencia de los países o sea la capacidad de aprendizaje y adaptación ante desastres naturales y emergencias de salud pública que tienen los países; y la promoción de la transparencia y rendición de cuentas para fortalecer la gobernanza y mejorar los servicios públicos.

“Con el Gobierno de Panamá, hemos establecido un Marco de Alianza para 2015-2021 donde se definen en conjunto las áreas de apoyo, tomando como referencia un Diagnóstico Sistemático del País que finalizamos en 2015 y que integra el análisis del crecimiento, la pobreza, la inclusión y la sostenibilidad económica, social y ambiental.

“Estos documentos están disponibles en nuestro sitio web:

http://www.bancomundial.org/es/country/panama.

– ¿Cuáles programas ha ejecutado el BM en Panamá durante los últimos diez años?

– En los últimos 10 años, hemos financiado proyectos, asistencias técnicas y donaciones para la modernización agrícola, desarrollo forestal, mejora de servicios de agua y saneamiento, energía, educación y salud; y también para fortalecer la justicia y a la administración pública del país.

“Nuestro portafolio actual es de $530 millones, que incluye un conjunto de proyectos que apoyan la transparencia tributaria internacional, la integridad financiera y la gestión fiscal; el aumento de la eficiencia del sistema de protección social y de la capacidad de generación de ingresos de personas pobres; el aumento de la eficiencia del sector público; el mejoramiento de los servicios metropolitanos de agua potable y saneamiento; la conservación de biodiversidad y producción sostenible; y la gestión de riesgo de desastres.

“De forma complementaria, damos asistencia técnica enfocada en la identificación de soluciones innovadoras para la mejora del Sistema de Movilidad Urbana; apoyamos el desarrollo del Plan Nacional de Seguridad Hídrica, la Estrategia de Gestión Financiera para Manejo de Desastres Naturales, y la mejora del Clima de Negocios y la Competitividad”.

– ¿Cuáles han sido los saldos de los financiamientos dados a Panamá en los últimos 10 años?

– El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, que es una de las cinco instituciones que conforman el Grupo Banco Mundial, realizó sus primeras operaciones en Panamá en 1953 y desde entonces ha apoyado el desarrollo económico del país con más de $3.000 millones. En los últimos 10 años, es decir, desde 2006 a la fecha, el BM ha desembolsado cerca de $1.300 millones.

– Panamá es la economía más dinámica de la región, hay retos de cómo llevar los beneficios de la bonanza a los sectores indígenas del país. ¿Qué tipo de apoyo o asesoría brinda el BM en la reducción de la pobreza y pobreza extrema?

– Panamá ha logrado un progreso significativo en la reducción de la pobreza en los últimos años, por lo que, en una población de alrededor de 3,6 millones de personas, el número de panameños que viven por debajo de la línea nacional de pobreza extrema disminuyó a un poco más de 150.000 personas, y la cifra de aquellos que viven debajo de la línea internacional de pobreza bajó a cerca de medio millón de personas.

“Sin embargo, los pueblos indígenas son el grupo que menos se ha beneficiado del crecimiento económico del país, continúan exhibiendo la pobreza más severa de Panamá, y enfrentan peores condiciones que otros pueblos indígenas en América Latina. 

“En el BM vemos el Plan de Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas de este país como una oportunidad para impulsar el bienestar de estas poblaciones, mediante la mejora en la calidad y el acceso a los servicios esenciales, así como la generación de oportunidades laborales.

“En colaboración con el Gobierno y los pueblos indígenas, estamos preparando un proyecto orientado a fortalecer la gobernabilidad y a mejorar el acceso a servicios básicos e de infraestructura en los territorios indígenas”.

– ¿Qué áreas son prioridad para el BM en su política de apoyo a Panamá en este 2017?

– Consideramos que Panamá es un país exitoso y su crecimiento ha sido estelar comparado con la región centroamericana e incluso con el resto de Latinoamérica.  El crecimiento promedio anual fue de 7,2% entre 2011 y 2013, y Panamá ha sido un caso atípico en términos de la recuperación tras la crisis global del 2007, pues tuvo un mayor crecimiento después de la crisis.

“Para este año, a pesar de que la tasa de crecimiento económico se moderó, es el país que más crecerá en Latinoamérica. Sin embargo, las desigualdades persisten, y hay un abismo muy grande entre las poblaciones más pobres y el resto de panameños.

“El apoyo del BM está centrado en tres pilares: Apoyo al crecimiento económico continuado; asegurar la inclusión y oportunidades para los grupos marginales e indígenas; y aumentar la resiliencia y sostenibilidad.

“Hemos priorizado cinco áreas donde nuestro conocimiento y financiamiento pueden ayudar a mantener el éxito en el desarrollo de Panamá:

l La mejora en el acceso y calidad de los servicios de saneamiento.

l El fortalecimiento de la resiliencia a los desastres naturales y el apoyo a la gestión integrada de los recursos hídricos en zonas prioritarias.

l El apoyo para mejorar la logística y la conectividad, y el aumento de la fiabilidad del suministro de energía.

l El fortalecimiento institucional y la mejora en la transparencia de la gestión presupuestaria.

l La asistencia social con inclusión productiva”. 

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero
Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anuncie su negocio en Capital