Panamá en desequilibrio laboral

Migdalia Casorla

Capital

Los altos niveles de inversión tanto privada como pública que ha experimentado en los últimos años el país, un crecimiento que se proyecta para este año por encima del 9%, son indudablemente buenas noticias para Panamá, pero al mismo tiempo están generando un dolor de cabeza para muchos de los inversionistas, porque no están contando con suficientes opciones para escoger dentro de la oferta de profesionales altamente capacitados.

De acuerdo con un estudio preliminar del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), se estima que desde 2011 hasta 2018 se producirán unas 86.000 plazas de empleos en Panamá.

El documento del gremio empresarial establece que en hotelería se necesitarán 10.000 empleos, la cifra en construcción llegará a las 25.000 plazas, Panamá Pacífico tendrá unas 12.000 vacantes, los proyectos mineros generarán 14.000 empleos y la tecnología de información 25.000 empleos.

Según registros de Manpower tomados de la Contraloría General de la República, el volumen de empleos generados desde 2004 al 2009 fue 232.000 plazas, con un punto máximo en el período 2007-2008 (85.000 empleos) y una baja sensible en el ciclo 2008-2009 (13.000), producto de la desaceleración de la economía que trajo la crisis mundial.

Prácticamente todos los sectores económicos en Panamá están registrando más demanda laboral, ya sea tecnología, administración de proyectos, turismo, administración bilingüe, ejecutivos, asistentes ejecutivas, contadores, industria manufactura, construcción, logística y transporte y hasta en recursos humanos.

Otro elemento se agrega a los perfiles de los candidatos: Conocimiento en el manejo globalizado y dominio de varios idiomas.

Para Fernando De León, sub administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), el sector hotelero no había sido por tradición uno de los que generaba más empleos en el país, pero ahora se está convirtiendo en una oportunidad para el pueblo panameño.

Al mismo tiempo, el funcionario destacó que en este medio está ocurriendo un fenómeno muy particular, en donde ejecutivos de otras industrias están entrando a participar en la actividad.

Esta tendencia la reflejan distintos estudios publicados por firmas internacionales como PricewaterhouseCoopers (PWC), Manpower, KPMG y Deloitte, así como por gremios importantes como la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), el Conep, en conjunto con la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) y el Centro Nacional de Competitividad (CNC).

Economías con tasas de crecimiento tan altas como las de Panamá, se ven influenciadas por una mayor inversión extranjera y el alto consumo privado, explica  Omar Zambrano, analista económico de la Unidad de Monitoreo y Análisis de Competitividad del CNC.

Esos flujos importantes de inversión extranjera combinados con los altos niveles de inversión local (privada y pública), ejercen presión sobre el mercado laboral, porque se requerirán más trabajadores especializados que posiblemente no se encuentran disponibles por la falta de un programa de formación y capacitación que vaya en esta dirección.

Zambrano dice que los indicadores muestran que ya existe escasez de trabajadores especializados para inversiones que se ejecutan, como es el caso de la explotación minera, la ampliación del Canal, el área económica especial Panamá Pacífico y el turismo, entre otras.

Pero las prioridades por sectores están variando mes a mes, dice Jaime Bocanegra, gerente de Consultoría de PWC Panamá, quien destaca que en el caso de la tecnología existe una situación especial, porque las universidades no están generado el volumen que necesita la demanda real.

No obstante, Luis Barahona González, vicerrector académico de la UTP, argumenta que existe un crecimiento anual de un 10% en el número de egresados.

“Estudios de seguimiento de egresados indican que al menos el 95 % de los egresados de la Universidad Tecnológica de Panamá están laborando y que un 80% de estos profesionales están ubicados en el sector privado”, informó.

Al mismo tiempo, Bocanegra comentó que hay un sector que registra un menor crecimiento en la demanda de fuerza laboral, y que es posible que eso esté relacionado con la transformación que está experimentando la agricultura.

Este sector está exigiendo a un nuevo personal especializado en agroindustrias. Está pasando de un proceso netamente manual a uno más sofisticado para poder cumplir con las exigencias internacionales del mercado.

“El personal especializado tiene que tener una visión global de las tecnologías que se utilizan y de los procesos, maquinarias y semillas”, añadió.

El fenómeno panameño es muy curioso, porque el mercado está muy diversificado, agrega el experto de PWC.

Manpower ha definido en su reciente encuesta de expectativas de empleo en Panamá, al tercer trimestre de 2011, que los que tendrán mayores oportunidades de éxito son los vinculados al sector servicios, porque los empleadores planean  contratar 30% más personal.

“La actividad en el mercado laboral panameño sigue reflejando un buen nivel de contrataciones. Es una evidencia de cómo los empleadores continúan abriendo oportunidades de empleo en todos los sectores”, dijo Héctor Márquez, director comercial para Manpower México, Centroamérica y República Dominicana.

 

Empresas obligadas

a la flexibilidad

Tanto el estudio de PWC como el de Deloitte evidencian cómo las empresas han tenido que valorar distintos enfoques a la hora de seleccionar su personal.

Los rangos de las edades se han extendido, las prácticas de contrataciones son cada vez más novedosas.

Bocanegra advierte que el talento lo están acaparando las empresas multinacionales, porque éstas sí entendieron la importancia de manejar modelos de recursos humanos más flexibles, mejores condiciones laborales, salariales y el acceso a las tecnologías.

“Si existe escasez y cada vez más las personas empiezan a migrar hacia las empresas que están llegando al país, y la masa de empresas panameñas no se transforman rápidamente, al final se estarán quedando con la zurrapa del mercado laboral”, añade el gerente de Consultoría de PWC.

Es precisamente en las multinacionales donde, según un reciente estudio de KPMG,  las compensaciones, entre bonificaciones por desempeño y beneficios adicionales  a sus ejecutivos, son mayores que en las empresas nacionales.

Según Ailín Castrellón, supervisor senior de la firma KPMG, siempre vemos esa tendencia en las multinacionales, pero también observamos que las empresas nacionales están tratando de retener a su talento mediante unas mejores remuneraciones.

En el análisis se observa este año un cambio en el orden de los sectores donde se paga mejores salarios a los ejecutivos, esta vez se trata de la industria, seguido del comercio y servicios. El año pasado los servicios se ubicaban como líderes.

 

Ambiente laboral

El estudio de Deloitte “Talento de Vanguardia 2020”, que se hizo sobre la base de las consultas a 356 empleados de grandes compañías a nivel global, con ventas anuales mayores a los $500 millones, reveló que dos de cada tres colaboradores están probando en el mercado laboral nuevas opciones de empleo.

Y es que algunas empresas no están abordando las necesidades críticas y las posibles frustraciones de sus colaboradores, y mucho menos tienen una imagen realista de la forma de cómo los perciben, explica Domingo Latorraca, socio director de Deloitte.

Un 35% de los empleados encuestados espera continuar con sus empleadores actuales, una disminución de 10 puntos porcentuales en comparación con la encuesta de 2009 .

También el estudio hace un análisis de las diferencias generacionales, donde un 32% de  los “Baby Boomers” que comprende a los profesionales entre las edades de 48 a 64 años, clasificaron a la “falta de confianza en el liderazgo” como la causa principal de la disconformidad con sus trabajos actuales.

Mientras que con los colaboradores de la Generación X (32 a 47 años) y los Milenarios (profesiones con edad inferior a 31 años) posicionaron a la “carencia de progreso en su carrera” en primer lugar, con un 38% y un 30%, respectivamente.

Estos tres grupos mostraron metas, expectativas y deseos diferentes, lo que  representa un reto para los directores de recursos humanos de las empresas, ya que deben diseñar y orientar sus estrategias de talento, en orden de satisfacer a cada grupo de empleados.

 

Panamá evaluada en la región

Manpower también hizo un análisis a nivel global, que incluyó a 63.000 empresarios en 39 países y territorios, para conocer sus expectativas de contratación en este mismo periodo.

El resultado arrojó que se espera que el ritmo de contrataciones mejore en 20 de los países donde se realizó este ejercicio.

La Encuesta de Expectativas de Empleo Manpower, muestra que los empleadores en 35 de los 39 países y territorios, esperan incrementar su fuerza laboral a diferentes ritmos durante los próximos tres meses.

Mientras que los empleadores en India, Brasil y Turquía reportan los planes de contrataciones más fuertes para el tercer trimestre de 2011. Por contraste, España, Grecia, Italia e Irlanda reportan los pronósticos más débiles y los únicos negativos.

Manpower recomienda al país que la meta sea generar empleos formales. En los países de la región, la cantidad de población económicamente activa es bastante aceptable, con un promedio de 47% .

 

Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anuncie su negocio en Capital