La nueva Ley de Eficiencia Energética

En otros artículos nos hemos referido a la Ley Uso Racional y Eficiente de Energía (UREE) que estaba en consulta y debía ser aprobada para ser Ley de la república.

La Ley 69 del 12 de octubre de 2012, es ya la Ley de UREE. Hoy vamos a comentar algunos aspectos de esta nueva Ley y cómo nos afecta.

Esta Ley establece las primeras políticas en dirección a racionalizar el consumo de energía en todo el país, promover el uso de equipos eficientes y menos contaminantes y generando una línea de financiamiento para proyectos de eficiencia energética. También se incluyen equipos de producción de energía, y se pretende educar al público sobre la importancia de la eficiencia energética.

Se va a crear un Comité Gestor de Índices de Eficiencia Energética que tendrá la responsabilidad de reglamentar los límites mínimos de eficiencia que deberemos usar en el país y mantenerlos actualizados según se vayan desarrollando las tecnologías.

Las empresas que presten servicios en temas de energía, deberán registrarse en la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura como Empresas de Servicio Energético. De esta forma se reglamenta que no cualquier persona se dedique a prometer ahorros energéticos a los usuarios y que luego no resulte.

Se debe crear el cargo de administradores energéticos para las instituciones públicas a fin de que el sector público sea eficiente en su consumo energético. Esta persona tendrá la responsabilidad de mantener vigilancia sobre las oportunidades de ahorro energético que pueda haber en su institución, y mantener las metas de ahorro que se logren.

En esta Ley, la Secretaría de Energía juega un papel de director de orquesta, entre los diferentes actores y además tiene la responsabilidad de divulgación sobre la importancia, ventajas y beneficios que envuelve poner en práctica acciones y proyectos de eficiencia energética.

La Dirección de Normas y Tecnología Industrial del Ministerio de Comercio e Industria (MICI) tiene un año de plazo a partir de la promulgación de esta Ley, para establecer y adoptar parámetros mínimos de eficiencia energética, y a partir del 1 de enero del 2014, no se podrán importar equipos que no cumplan con las normas que se establezcan. Para entonces debemos tener implementada una norma de etiquetado de equipo como referencia al consumidor sobre la eficiencia de los aparatos eléctricos. Estos equipos contarán con un nivel de incentivo fiscal que debe ser reglamentado.

Toda edificación realizada en el país, ya sea, familiar, comercial, industrial, institucional, o de algún otro tipo, deberá cumplir con las normas que se adopten, emitidas por el Comité Gestor de Índices de Eficiencia.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) deberá asignar una partida extraordinaria como capital semilla para un fondo de financiamiento de proyectos de eficiencia energética. La idea es financiar proyectos que puedan lograr ahorros convincentes, con una tasa de retorno aceptable y que sean debidamente aprobados. Estos fondos podrán o no ser fondos reembolsables.

Definitivamente, es un buen comienzo, porque de no tener nada a tener esta primera Ley, ya nos pone en la ruta para que la cultura de la eficiencia energética se vaya formando en nuestro país. Y como todo, esto empieza por la educación y la divulgación. Las barreras que hasta hoy han hecho lento el desarrollo y la implementación de proyectos y equipos eficientes comienzan por el desconocimiento, mezclado con un poco de desconfianza.

Y en la parte comercial, hay una costumbre de simplemente traspasar costos de ineficiencia al producto final que compra el consumidor. Esto es a todas luces injusto, porque ya hay en Panamá tecnología y experiencias comprobadas en proyectos de eficiencia energética.

Como hemos comentado antes, la energía es un problema de todos, y el país gasta enormes cantidades de dinero en energía. Esto nos hace más pobres como país. Pero no quiero cerrar sin antes también comentar que por otro lado, hay que lograr que las empresas generadoras y distribuidoras de energía, incluyan también como parte de su política corporativa, temas de eficiencia energética.

Que eduquen a los clientes que sí hay maneras de ahorrar energía. Esto puede sonar contradictorio para una empresa cuyo negocio es vender energía. Pero a la larga Panamá, ni ningún otro país, puede consumir energía indiscriminadamente.

Ahora queda esperar y ver si habrá resultados en la implementación de esta nueva y muy positiva Ley UREE.

Manuel Cereijo
Capital Financiero

Redacción Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Artículos relacionados:

  1. Eficiencia energética: Sinopsis dela Leyde Eficiencia Energética de Panamá       Por: Manuel Cereijo En un artículo anterior...
  2. BLOG: Eficiencia energética Por: Manuel Cereijo Hoy día el planeta se enfrenta a...
  3. Blog Eficiencia energética: La energía en casa                 Por: Manuel...
  4. Blog Eficiencia energética: Tendremos Ley de Energía           Por: Manuel Cereijo Como hemos...

You must be logged in to post a comment Login

Anuncie su negocio en Capital