Felipe Ariel Rodríguez y su apuesta por Chiriquí

Busca fortalecer sectores potenciales en la región como el agro, el turismo, la logística, el comercio y la industria

La canción “Todos Vuelven” de letra y música del artista peruano César Miró, y que ha interpretado el cantante panameño Rubén Blades, podría muy bien describir lo que le sucedió al empresario Felipe Ariel Rodríguez tras 20 años de estar al frente, en la capital panameña, del negocio de venta de llantas, repuestos y servicio automotriz que fundó su padre en la provincia de Chiriquí y que se había expandido por el país.

“El chiricano siempre quiere regresar [a su tierra]”, reconoce el empresario.

El Grupo Felipe Rodríguez, del que es director ejecutivo, mantiene la actividad económica más importante en la provincia y eso fue determinante para regresar a la tierra que lo vio nacer. Pero su vínculo con gremios empresariales lo han llevado a asentar sus raíces aún más.

De vuelta a su tierra Felipe Ariel Rodríguez se reincorpora a la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) capítulo de Chiriquí, y a la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura (Cciap) en la provincia.

Reconoce, con jocosidad, que esto le ha generado un poco de conflicto con el que es su socio, jefe y padre, quien le pide constantemente que se olvide de todo lo demás y que se dedique 100% al negocio.

Pero confiesa que ese no es su estilo.

Él piensa que uno no puede pensar en dejar un patrimonio para sus hijos, sin preocuparse por mejorar el entorno en el que vive. Una cosa no se divorcia de la otra.

“Hay que ver que ese entorno donde yo hago negocios y donde vivo no se deteriore”, dice el empresario chiricano.

De allí su interés en asumir otro rol como presidente del Centro de Competitividad de la región occidental “procurando impulsar proyectos que también beneficien a los demás”.

Esta nueva tarea ha resultado ser más grande de lo que él y los empresarios que lo acompañan, pensaron. Y es que la iniciativa ha logrado despertar no solo el interés de organizaciones multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica), sino de otras organizaciones públicas y privadas del país.

El centro, un ente de seguimiento de los planes estratégicos regionales, es gestionado también por empresarios como Camilo Brenes, Nixa de Ríos, Luis Ríos, entre otros. El objetivo de estos empresarios es que los proyectos que se planteen para potenciar las fortalezas de la región occidental (Chiriquí, Bocas del Toro y la comarca Ngäbe Buglé) se logren concretar.

Anteriormente hubo dos esfuerzos en ese sentido a través del Plan Maestro para el Desarrollo Económico de Chiriquí en 1994 y del Plan Estratégico de Chiriquí en 2005, sin tener muchos resultados.

En esta ocasión Felipe Ariel Rodríguez está optimista de que los resultados serán diferentes.

Acaba de recibir la noticia de que el CAF consiguió que la Unión Europea donara 400.000 euros ($427.000) para diseñar el primer plan integral de movilidad urbana sostenible (Pimus) para el distrito cabecera de la provincia de Chiriquí, David.

El empresario explica que esta es una herramienta moderna para planificar ciudades que están en un nivel intermedio, es decir que no son ni muy pequeñas ni muy grandes en población.

Con un aproximado de 150.000 habitantes residiendo en David lo que se quiere es reordenar el crecimiento del distrito con facilidades como peatonales amplias, ciclovías y parques.

Con el diseño en mano, a los miembros del Centro de Competitividad les corresponderá hacer lobby con las autoridades gubernamentales para que se ejecuten proyectos que cumplan con la implementación del Pimus.

Esta es solo una parte de las tareas del Centro de Competitividad que preside el empresario Rodríguez.

Los retos del centro son fortalecer sectores potenciales en la región como el agro, el turismo, la logística, el comercio y la industria.

Siendo la región que produce el 80% de los alimentos que se consumen en el país, se ha logrado establecer un Plan Maestro del Agro. De allí que este sea el reto número uno dentro de sus planes.

De hecho a través del CAF se logró una cooperación técnica para contratar al IicaI, que les ayudó a diseñar el Plan Maestro del Agro de la región occidental.

La idea es relanzar al sector agropecuario identificando qué se debe hacer para reposicionarlo y enfocarse en algunas de las principales cadenas agroproductivas de la región, que incluyen rubros como café, cacao, carne, leche, hortalizas, palma aceitera, tubérculos, entre otros.

“Ya tenemos la hoja de ruta para cada una de las cadenas de valor”, afirma el empresario.

La región occidental también es reconocida por sus atractivos turísticos, por lo que el Centro de Competitividad ha empezado a trabajar con la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) para posicionar al área como un destino turístico.

El punto de partida será el centro de información del café que establecerá la ATP en el Centro de Facilidades Turísticas (Cefati), ubicado en Boquete. Allí se identificará la ruta del café marcando las fincas agroturísticas certificadas que tienen las condiciones para atender turistas.

Junto a este proyecto en el sector turístico también está la ruta costera del Golfo de Chiriquí y el Centro de Convenciones Verde en el distrito de Boquete.

“El ministro de la ATP, Gustavo Him, nos acaba de informar que ya ubicó los fondos para el proyecto del Centro de Convenciones Verde”, asegura.

En el sector logístico, el comercio y la industria también se están haciendo gestiones para potenciar estas áreas. Todo de una manera sostenible y en armonía con el medio ambiente.

La gestión más reciente es la de una alianza con Conservación Internacional con la idea de disminuir el impacto ambiental que tiene la actividad agrícola en el Corredor Altitudinal de Gualaca, mediante buenas prácticas que vayan en armonía con el medio ambiente.

Con tantas iniciativas andando Felipe Rodríguez apuesta porque estas trasciendan gobiernos. Él está convencido que una sociedad civil bien organizada y con una participación ciudadana efectiva garantizará que estas ideas no se queden en el papel.

La clave es ser proactivos y no reactivos

“El Centro de Competitividad ya tiene alianzas en firme con la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt), con la Fundación Ciudad del Saber y se está gestionando una con el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), entre otros ministerios. Estas alianzas permitirán que los proyectos que se están desarrollando trasciendan la administración gubernamental actual y que se renueve con la próxima”, dice el empresario.

Como padre de familia, gerente de la empresa familiar, dirigente empresarial, facilitador, consultor, deportista y cantante, Felipe Ariel Rodríguez no duda que en algún momento se le escape algo.

Aunque asegura que con tantos proyectos andando, la tecnología es su mejor aliada.

Allí en su pequeño aparato electrónico tiene trazada su agenda mensual y semanal. Lo demás se lo atribuye a una cuestión de metodología y disciplina. Determinantes para lograr al menos el 80% de los objetivos establecidos en su plan de vida.

Melissa Novoa
Especial para Capital Financiero
Novoa/meli252001@gmail.com
Chiriquí
Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anuncie su negocio en Capital