Donald Trump enfrenta cinco ineludibles retos de política exterior

Su actitud refleja una improvisación caótica en lugar de un planteamiento estratégico

symbol of geopolitics the world globe with chess pieces

Donald Trump parece haber llevado las técnicas de Twitter a la construcción de su gobierno. En Twitter “trolling” se define como “hacer una publicación deliberadamente ofensiva en línea con el objetivo de molestar a alguien”.

En este espíritu, Trump ha puesto a alguien que niega el cambio climático a cargo de la protección del medio ambiente; un oponente del salario mínimo como Secretario del Trabajo; un teórico de la conspiración a cargo del Consejo de Seguridad Nacional y un proteccionista en el Departamento de Comercio. La cereza sobre el pastel fue el nombramiento de Rex Tillerson, quien recibió la Orden de la Amistad del Kremlin, como Secretario de Estado.

La incredulidad y alarma que han causado los nombramientos de  Trump en el establecimiento de Washington se agravan por su desdén hacia los propios expertos del gobierno.

Trump recibió una polémica llamada telefónica de la presidenta de Taiwán sin consultar al Departamento de Estado. Ahora ha ridiculizado a la CIA por sugerir que Rusia se inmiscuyó en las elecciones presidenciales de Estados Unidos  (EE.UU.).

Sin embargo, los nombramientos, mensajes de Twitter y llamadas telefónicas  Trump no hacen más que insinuar futuros cambios en el enfoque de EE.UU. con respecto al mundo. Los cambios reales sólo pueden ocurrir después que el nuevo presidente asuma el cargo el 20 de enero. Por ahora, es mucho más fácil identificar los cinco grandes retos que enfrentará que predecir los resultados finales.

Rusia

Tanto la retórica de Trump como sus nombramientos tempranos indican un fuerte deseo de un acercamiento con Rusia. El Kremlin claramente espera que EE.UU. levante las sanciones económicas que fueron impuestas tras su anexión de Crimea.  Trump podría también encontrar causa en común con Vladimir Putin en Siria, dejando de lado la insistencia de EE.UU. en la destitución de Bashar al-Assad.

Pero realizar estos cambios será muy controversial. La intervención de Rusia en nombre  Trump durante las elecciones, junto con el esperado nombramiento de Tillerson, han ocasionado espeluznantes especulaciones sobre la verdadera naturaleza de la relación de Trump con Rusia. Incluso sin las teorías de conspiración, habrá resistencia considerable de miembros influyentes del Congreso — incluyendo republicanos prominentes como John McCain y Lindsey Graham — a un amor mutuo entre Trump y Putin.

Europa

Mientras que  Trump ha sido extravagante en sus elogios hacia Putin, también ha sido abierto en su desprecio por Ángela Merkel, la canciller alemana, describiendo sus políticas de refugiados como “dementes”.

Ahora existe el temor en los gobiernos francés y alemán  que Trump pueda tratar de ayudar a la extrema derecha europea apoyando a Marine Le Pen en las elecciones presidenciales francesas de mayo, o a la Alternativa para Alemania en las elecciones de septiembre.

En ese caso, tanto el Kremlin como la Casa Blanca estarían trabajando por la derrota de la canciller alemana. Dicho escenario suena impensable. Pero Trump también ha descrito la alianza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte,  (Otan) como “obsoleta”. No obstante, cualquier intento genuino por debilitar a la Otan o por socavar a los gobiernos de los aliados europeos encontraría una fuerte resistencia en el Congreso y en los medios de comunicación y podría socavar su presidencia.

Irán 

Revertir la política estadounidense sobre Irán sería mucho más fácil para  Trump. Los republicanos en el Congreso comparten su desdén por el acuerdo nuclear de Barack Obama con Irán.

Algunos de los nombramientos clave de Trump, incluyendo el general Michael Flynn, su consejero de seguridad nacional, son particularmente conocidos por su hostilidad hacia Irán. Eliminar el acuerdo nuclear podría poner a EE.UU. en camino a una guerra con Irán. Algunos de los asesores de Trump tal vez quieran precisamente ese resultado. Pero no ha quedado claro que el presidente electo, quien afirma haberse opuesto a la guerra de Irak, realmente tenga apetito para otro conflicto en el Medio Oriente.

El Medio Oriente

Más allá de Irán, el nuevo presidente enfrentará una serie de conflictos, desde Siria hasta Irak y Afganistán. Trump siempre ha defendido un enfoque mucho más feroz de la guerra contra el “terrorismo islámico radical”. Pero sus asesores no están de acuerdo con lo que eso podría significar. Algunos abogan por una participación militar y política estadounidense mucho más profunda en el Oriente Medio. Otros sostienen que tal política sería contraproducente y están instando por una concentración mucho más estrecha en contraterrorismo.

China

A largo plazo, el reto internacional más importante que enfrenta EE.UU. es cómo manejar el ascenso de China. Los primeros movimientos de Trump han señalado la posibilidad de un cambio radical en el enfoque de EE.UU. y un fuerte aumento de las tensiones con Beijing.  Trump ha hablado de imponer aranceles punitivos a las exportaciones chinas. Su llamada telefónica con el presidente Tsai Ing-wen de Taiwan dio marcha atrás a décadas de política exterior estadounidense y fue una afrenta directa a Beijing.

Trump también ha respaldado una expansión significativa de la Marina de EE.UU., lo que podría indicar un rechazo estadounidense más agresivo a las ambiciones de Beijing en el Mar de China Meridional. Si hubiera un impulso estratégico más amplio en el pensamiento de Trump, podría ser dividir la alianza informal entre Rusia y China y en su lugar formar un eje Washington-Moscú.

Pero la actitud de Trump ante la política exterior se asemeja más a una improvisación caótica que un  planteamiento estratégico. Las preguntas más importantes sobre su enfoque pueden tener más que ver con el proceso que con la política. En una administración estadounidense normal los cambios de política exterior se debaten entre los departamentos clave del gobierno y se implementan después de conversaciones con los aliados; en la administración de Trump es probable que estos cambios  surjan a raíz de un mensaje de Twitter a las 3:00 A.M.

Gideon Rachman
Financial Times
Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anuncie su negocio en Capital