Daniel Ortega gana su tercer mandato consecutivo

La principal coalición opositora fue bloqueada por los tribunales

A boy rides his horse in front of a billboard for Nicaragua's President Daniel Ortega and his vice presidential candidate, first lady Rosario Murrillo in Ortega's childhood town of La Libertad, Nicaragua October 22, 2016. Picture taken October 22, 2016. REUTERS/Oswaldo Rivas

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega ganó fácilmente un tercer mandato consecutivo, en una elección que partidarios de la oposición y muchos nicaragüenses consideraron una farsa electoral.

Ortega, un ex guerrillero marxista de 70 años cuyo gobierno se ha vuelto cada vez más autoritario al tiempo que adopta políticas económicas abiertas al mercado, obtuvo el 72% de los votos. Cinco otros candidatos poco conocidos se dividieron el resto de los sufragios.

La victoria de Ortega no fue una sorpresa. Meses antes, la principal coalición opositora fue bloqueada por los tribunales para participar en las elecciones. Las cortes y las autoridades electorales de Nicaragua están controlados por Ortega, dicen analistas y líderes de la oposición.

Muchos nicaragüenses decidieron no votar. Alrededor del 35% de las personas habilitadas para votar no lo hicieron esta vez, un aumento de nueve puntos en comparación con las últimas elecciones presidenciales de 2011. Los analistas dicen que el aumento de la tasa de abstención es una medida de la infelicidad de muchos nicaragüenses con la falta de competitividad de las elecciones.

Miembros de la oposición dijeron que los resultados electorales fueron manipulados por el Gobierno y que la abstención podría ser más alta, ya que el partido sandinista era el único con representantes en todos los colegios electorales del país y el consejo electoral está lleno de partidarios de Ortega.

El Gobierno prohibió que observadores electorales internacionales participaran en las elecciones.

La victoria de Ortega podría allanar el camino para que su esposa, Rosario Murillo, de 65 años, le suceda, dicen algunos analistas. La poderosa Murillo ya actúa como primera ministra de facto y es en gran parte responsable del funcionamiento día a día del país.

Para muchos nicaragüenses, el tercer mandato consecutivo de Ortega en el poder y la ascensión de Murillo como su aparente heredera son un eco perturbador de la turbulenta historia de política dinástica nicaragüense.

Para 1979, cuando una revolución dirigida entre otros por Ortega depuso al presidente Anastasio Somoza, Nicaragua había sido gobernada por la familia Somoza durante más de cuatro décadas.

Elegido presidente en 1985, Ortega nacionalizó muchos negocios y granjas, se alineó con la Unión Soviética libró una guerra civil con la llamada Contra, una insurgencia apoyada por Estados Unidos (EE.UU.). Ortega perdió la elección en 1990 y estuvo fuera del poder hasta 2006.

Sus críticos dicen que desde que volvió a la presidencia, Ortega y su movimiento sandinista han tomado el control de todas las instituciones del país, desde la Corte Suprema hasta la autoridad electoral, y que virtualmente destruyeron a la oposición política. Al mismo tiempo, su gobierno ha adoptado políticas pro-empresariales que han ayudado a Nicaragua a tener un crecimiento promedio de 5,2% durante los últimos cinco años.

Juan Montes
Dow Jones
Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anuncie su negocio en Capital