¿Contaminación ambiental disminuye?

Yesenia Gordón Quezada

ygordon@capital.com.pa

Capital

La Ley No. 41 de 1 de julio 1998  “Ley General de Ambiente de la República de Panamá”  establece que “toda persona natural o jurídica está en la obligación de prevenir el daño y controlar la contaminación ambiental.”

Debido a esto en la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), se reciben múltiples denuncias de contaminación de aguas, suelo, aire, tala de árboles y otros, que son atendidos por varios departamentos.

La directora de Protección de la Calidad Ambiental de la ANAM, Nina Kalinina señaló que en general, no tienen denuncias clasificadas, que sólo tienen al final un recuadro de todas las denuncias que recibieron a través de cada dirección regional.

Por lo que tampoco se puede tener conocimiento sobre que sector por ejemplo, ha recibo mayor denuncias de contaminación a las aguas, sea por construcción, siembra, pesca u otros.

Además, debido a la falta de cifras sobre las denuncias registradas en 2010 es virtualmente imposible comparar la cifras año a año, aunque si se toma en cuenta que en 2009 se presentaron 894 denuncia y que en 2008 la cifra de denuncias fue de 1.115 es evidente que el número de queja se ha reducido pues hasta noviembre de 2011 se recibieron 358 denuncias.

Esto significa que entre 2008 y 2011 el número de quejas se redujo en un 67,9%, mientras que entre 2009 y 2011 la reducción fue de 60,0%.

Del total de denunciar recibidas hasta noviembre de 2011, unas 358, la mayoría se ubicaron en Panamá Metro, específicamente 138, seguida de Chiriquí con 51 y Panamá Oeste con 50 denuncias.

 

Reacción de ambientalistas

Carmen Tedman, coordinadora para la Defensa de las Tierras y las Aguas, dijo que estas cifras le crean dudas, debido a que sus denuncias no tienen fallo, ni sanciones, por lo que asegura creer que en muchos casos no son investigadas.

Según Tedman, quien reside en la provincia de Chiriquí, ha interpuesto múltiples denuncias contra proyectos hidroeléctricos, debido a que según ella contaminan las aguas.

Detalló que algunas de sus denuncias son sobre la contaminación, que causa la muerte de peces, camarones, crustáceos y otros, que son alimento para los animales más grandes. Es una cadena cuya principal hábitat es el río, que desemboca al mar, por ende llega antes al manglar. Pero el manglar no sobrevive sin el río, aclaro que el río es el que trae el nutriente para el manglar y este necesita del río limpio. Lo contrario es el río contaminado, lleno de sedimentación, químicos o desechos humanos de letrinas, esto asfixia los como esta sucediendo en el presente en el Río Chiriquí Viejo, Río Piedra, Río Chico donde los manglares se están secando, afirmó Tedman.

Así mismo en la provincia de Colón, Digno Herrera presidente de Ambientalista de Coclesito, coincide con Tedman, ya que le han archivado expedientes de denuncias debido a que no existen pruebas sustanciales contra las empresas investigadas como la  Resolución ARAC-324-210  que detalla, “Concluimos que algo está afectando las aguas del Río Turbe, ya que la muerte de pez (peces) así lo indican.

Del aludió informe técnico se desprende que no existe un nexo causal entre los peces muertos encontrados en la menciona fuente hídrica y la actividad que desarrolla la empresa investigada” señaló Herrera.

El deterioro en las pruebas, puede ser por falta de personal en el ANAM, debido que al momento de un hecho de contaminación no se pueda recolectar muestras de agua a tiempo y se pierde la concentración de sustancias, esto da tiempo a que las aguas se limpien, manifestó Teresa Moncada abogada que adelanta varios casos de denuncias ambientales.

Kalinina coincide con Herrera en que en el análisis de las aguas no se encuentran químicos, ya que es prácticamente imposible por ser muy distante llegar al lugar donde ocurre la contaminación. Agregó que “normalmente en época lluviosa el río diluye las evidencias”, por lo que en los análisis no se determina ninguna sustancia. La falta de personal es según la funcionaria una de las debilidades de ANAM.

Raiza Banfield directora de la Fundación Panamá Sostenible, no es nuevo la falta de personal, pues ante la creciente actividad minera aseguró que ANAM ya había declarado  “que no contaba con el personal idóneo, ni la capacidad de seguimiento para este tema que es enorme y hemos visto una ausencia total de fiscalización”.

Por lo que las denuncias de los campesinos se atienden muy tarde; cuando se presentan los procesos legales son desestimados, hay de cierta manera encubrimiento de los daños ambientales en que las empresas están incurriendo.

Detalló que hace falta que se haga sentir un rector en materia ambiental que pone la norma, ya que tenemos más de 500 ríos que debemos proteger.

 

Empresas aseguran cumplir con el ambiente

Joel Pineda, de la dirección de Medio Ambiente en Grupo Cobra, quien agrupa varias hidroeléctricas en construcción detalló, que para contrarrestar la contaminación en los ríos, primero cada proyecto debe tener un estudio de impacto ambiental y un plan de mitigación aprobado, a partir de ahí se desarrolla la construcción.

Tienen planes para evitar que los sedimentos lleguen directamente a los cuerpos de agua, por lo que el agua utilizada tiene que pasar un proceso de decantación y limpieza. Explicó que es un proceso donde la parte gruesas se va hacia abajo, la parte líquida hacia arriba, hasta que llegue un nivel de agua considerable. Además aseguró que para poder descargar esa agua, tiene que haber una autoridad competente presente. Pues no se puede descargar nada al río sin la autorización de la ANAM.

Agregó también que en los proyectos donde hay embalses, se debe despejar de vegetación el área a inundar, para evitar se produzca gas metano procedente de la descomposición de la vegetación. Añadió, que esa descomposición de plantas, igual afecta las turbinas que genera la electricidad, y es que de no hacerlo, acorta la vida útil de una turbina de 20 a 5 años, detallo Pineda.

Mientras que Aldo López vicepresidente ejecutivo Panam Generating, aclaró que su Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco aún no está en operación, pero agregó que las hidroeléctricas no causan contaminación de ningún tipo, son consideradas las alternativas más limpias para la generación eléctrica, y son elegibles para participar en el mercado de bonos ambientales denominado CDM (Clean Development Mechanism) auspiciado por la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Carlos Salazar consultor minero y director de la Cámara Minera de Panamá, se refirió al tema de la contaminación de ríos, y aseguró que “no hay ni un río contaminado como consecuencia de la actividad minera” y aclaró que no se puede decir lo mismo de los ríos contaminados por la minería ilegal o artesanal, que no tiene ningún estudio ambiental, ni supervisión, ni proyectos de ingeniería. Adelantó que las minerías que cumplen con las regulaciones son objeto de la supervisión de las autoridades, hasta para reparan una carretera deben tener su estudio de impacto ambiental.

Lo cierto es que en dos años de estar operando Petaquilla Gold, se pregunta dónde está el daño, recalcando que no han contaminado nunca las aguas de los ríos, aseguró que donde existe una “mortandad de peces están los agroquímicos presentes”, ya que aquí en Panamá se compra en cualquier esquina productos agroquímicos como Paracuát, Lannate, Furadan ó Gramoxone, que en cualquier país civilizado están prohibidos. Por lo que la mayor parte de los casos de muerte masiva de peces, se dan en Darién, Los Santos y otras provincias.

Salazar detalló que la gente vive de ambos lados pegado al Río Molejon, el que está cerca a la mina Petaquilla Gold, además del Río Coclesito que atraviesa el pueblo y San Juan de Turbe y está garantizado que no han muerto animales, ni seres humanos, porque el diseño y proceso de la mina, no descarga en los ríos, ni esporádica, ni permanente, ya que el agua se recircula y termina en las tinas de relave, el proceso de liixiviación donde se utiliza Cianuro de Sodio es un sistema de circuito cerrado.

Sobre los inspectores de la ANAM, el director cree que están dispersados en el país, y ellos (ANAM) tendrán su mecanismo y política.

Aseguró que Petaquilla Glod, S.A, es un proyecto minero de producción de oro, el cual tiene dos años de producción comercial. Y durante este periodo a cumplido a cabalidad con el Estudio de Impacto Ambiental, aprobado por la ANAM, y debe cumplir con lo establecido de Plan de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA), con todas las normas nacionales e internacionales, con todos los tipos de auditoria y supervisión interna y externa, entre ellos  ANAM. Se han sometido al proceso del Instituto Mundial del Cianuro (ICMI), lo que la convirtió en la décimo cuarta mina en el mundo con certificación del ICMI y la segunda de América.

Minera Panamá, por su parte, advirtió que la minería responsable tiene una serie de proyectos dirigidos al cuidado del ambiente antes durante y cuando llegue a finalizar el mismo.

Del mismo modo, Carlos Santanach, secretario ejecutivo de la Asociación de Arroceros de Chiriquí (Apach), aseguró que para contrarrestar la contaminación, actualmente los productores de arroz sólo utilizan productos que no dañan el ambiente, y es que desde hace dos años se está siendo más estricto en cuanto a la utilización de pesticidas y demás productos, si se requiere de alguno en especial, son utilizados bajo la vigilancia de una persona especialista en ello. Dijo además que no se ha presentado contaminación por parte de los arroceros.

Destaco que también usan equipos adecuados para la fumigación, y que existen normas, como horas adecuadas para la fumigación, donde no allá mucha brisa que valla a transportar las partículas. A esto se agrega los  nuevos productos no contaminantes que nos ayudan a cuidar el ambiente.

En tanto, Kalinina aseguró que la Dirección de Protección de la Calidad Ambiental de la ANAM está obligada a tramitar las denuncias, hacer la inspección y la investigación, todo en 30 días y dar las respuestas, “si hay causa o no hay causa” “todas las denuncias deben estar resueltas de alguna manera”, ya sea que algunas sean desestimadas porque no hay causa y que otras, a pesar de que se vean  afectaciones, no se encuentren culpables.

Recalcó que sí hay investigación por contaminación del medio ambiente y que hay empresas y personas formalmente sancionadas, que en estos procesos hay que determinar quién causó la afectación al ambiente y de ser reincidentes se dobla la sanción. Mientras que otras denuncias, aquellas que pueden constituir delitos ambientales, se envían a la instancia correspondiente para que se investiguen.

Redacción Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Artículos relacionados:

  1. Minas: Potencial vs. sacrificio ambiental Migdalia Casorla Capital Panamá tiene un potencial minero interesante contando...
  2. Protección ambiental no es prioridad en reforma minera Hitler Cigarruista Capital Como una decisión ya tomada. Así calificaron...
  3. Disminuye tasa de desempleo Hitler Cigarruista   Capital   El Ministerio de Economía y...
  4. Aumenta edificaciones, disminuye inversión Manuel Luna G. mluna@capital.com.pa Capital La industria de la construcción...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anuncie su negocio en Capital