Ciudad del Saber: Conocimiento e innovación

Un promedio de 7.000 personas convergen diariamente en sus instalaciones

Los hechos han superado la visión que tuvo en 1994 el industrial panameño Fernando Eleta Almarán y que apoyo en su momento el ministro de Relaciones Exteriores Gabriel Lewis Galindo (ambos fallecidos) de establecer en las áreas que los Estados Unidos (EE.UU.) devolvieron a Panamá el 31 de diciembre de 1999 una Plaza Socrática, un centro de intercambio del conocimiento, y transformar el Panama College en la Universidad de las Américas.
Visión hecha realidad el 30 de noviembre de 1999, cuando la entonces presidenta de la República, Mireya Moscoso, entregó la llave simbólica de Clayton a Juan David Morgan, presidente de la Junta de Síndicos de la Fundación Ciudad del Saber.
“El siglo XXI comenzó en Panamá con un espacio de intercambio, crecimiento e innovación. La Ciudad del Saber pasó del papel a la acción y hoy es uno de los centros más innovadores de la región, donde decenas de organizaciones desarrollan sus actividades, interactúan y aportan al desarrollo integral de Panamá y de Latinoamérica”, destaca la Fundación.
“Ciudad del Saber era un sueño inédito, del cual no se tenía ningún antecedente ni experiencia previa”, dijo el presidente de la Junta de Síndicos a Capital Financiero.
El principal reto fue desarrollar el proyecto empezando de cero y teniendo como único recurso un subsidio anual que otorgó la Autoridad de la Región Interoceánica (ARI) durante los primeros dos años de $490.000. Dichos fondos apenas alcanzaban para el mantenimiento y seguridad de 120 hectáreas y más de 300 edificaciones que había otorgado el Gobierno Nacional, así como para pagar los salarios de los primeros cuatro colaboradores.
“Otro reto importante fue darle al proyecto una estructura legal que nos permitiera llevarlo a cabo sin mayores contratiempos y convirtiéndose, además, en un proyecto de Estado”, acotó Morgan.
La base legal que permite a la Fundación Ciudad del Saber, sin ánimos de lucro, gestionar el desarrollo del proyecto es el Decreto Ley No.6 de 1998.
El logro principal alcanzado en estos primeros 15 años de la Fundación es “haber podido desarrollar el proyecto de modo que hoy nos hemos convertido en un referente tecnológico, educacional y del conocimiento”, destacó Morgan.
Al ser consultado sobre la visión que tiene la Fundación para los próximos 10 años, manifestó que actualmente ejecutan el plan maestro de Ciudad del Saber.
Se espera convertir el área en un espacio amigable para quienes allí viven, trabajan o van de visita, “en una verdadera ciudad verde, auto-sostenible”.

Los primeros 13 años
El director ejecutivo de Ciudad del Saber, Jorge Arosemena, recordó que el 2 de diciembre de 1999 llegaron a Clayton once personas y que en la actualidad, en un día normal, convergen en el área más de 7.000 personas que conviven, trabajan, estudian e investigan.
Más de 160 distintas operaciones se tienen en el área y la oferta académica supera los 35 programas, ofrecidos en su mayoría por universidades extranjeras en colaboración con instituciones nacionales de investigación.
Los principales pilares de Ciudad del Saber son: Acelerador de empresas, Tecnoparque Internacional, organismos internacionales, organismos de cooperación, organizaciones no gubernamentales (ONG), direcciones académicas y de infraestructura y servicios.
El Tecnoparque reúne más de 80 empresas de alta tecnología y tiene la misión de impulsar la innovación, la cultura emprendedora y la competitividad.
Por su parte, el Acelerador de Empresas facilita y acelera el proceso de maduración de los mejores emprendimientos apoyado por la red mundial de inversionistas ángeles y que localmente se llama Venture Club, fundado en 2009 con apoyo de la Ciudad del Saber y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID-Fomin).
Conforman el Venture Club 30 miembros, la organización es presidida por Carlos Valencia y el plan a tres años es apoyar seis proyectos con una inversión aproximada de $250.000.
Entre tanto, las inversiones de la red de ángeles panameños están ubicadas en $1,5 millones.
Además, Ciudad del Saber ha logrado atraer 11 organismos internacionales, 20 organizaciones no gubernamentales y 23 agencias de las Naciones Unidas. “Fundamentalmente sedes regionales para América Latina y el Caribe”, manifestó Arosemena.
Una ciudad sostenible
La Fundación ejecuta todas las acciones necesarias para convertir el área en una Ciudad Sostenible.
“Estamos trabajando fuerte en esto para que los actores nacionales e internacionales participen de un ambiente propicio y favorable con un alto sentido de sostenibilidad económica, social, político y ambiental”, puntualizó el director ejecutivo.
Bajo los parámetros de sostenibilidad se construyó la recién inaugurada plaza comercial de Ciudad del Saber, que recibió la certificación LEED Gold de Green Building Certification Institute de EE.UU.
“Es la primera obra en recibir esta distinción en Centroamérica, el Caribe y parte de Suramérica”, destacó Arosemena.
También la Ciudad del Saber cobija la mayor concentración de edificios certificados y en proceso de alcanzar la certificación LEED, entre ellos los nuevos dormitorios para estudiantes que no han sido oficialmente inaugurados todavía.
Los tres nuevos edificios en construcción, donde estarán las nuevas sedes de la Secretaría Nacional de Ciencias, Tecnología e Innovación (Senacyt), los laboratorios de Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasap) y el Centro Nacional de Meteorología, igualmente buscan obtener dicha certificación.
“Tenemos y creamos condiciones del primer mundo para la investigación e introducción y aplicación de la tecnología. Esta es la esencia y el valor agregado de la oferta de Ciudad del Saber a Panamá y la región”, resaltó Arosemena.
A la vez, se convierte en uno de los elementos que proyectan a Panamá como un gran centro logístico y una plataforma de servicios especializados para todo el mundo y que se complementan con los desarrollos en la Zona Libre de Colón, zonas exportadoras, ampliación del Canal, los puertos y Panamá Pacífico.
En Ciudad del Saber ya están los laboratorios más avanzados del país en biología molecular, química y el único de ADN de medicatura forense.
Y en proceso de instalación está el primer ciclotrón en la región de Radiofarmacia de Centroamérica S.A., una unidad clave para la medicina nuclear.
El convenio firmado en marzo del año pasado con la Fundación Ciudad del Saber da luz verde a que Radiofarmacia establezca en el Tecnoparque Internacional su primer laboratorio de producción de radiofármacos para la detención temprana del cáncer.
Otra medida orientada a preservar una convivencia amigable con el medioambiente es la construcción de una moderna y amplia Terminal de Trasbordo (sin inaugurar) con una flota de autos propios que movilizan a los que acuden diariamente por razones de trabajo, estudio e investigación al centro del conocimiento.

Empresas líderes
En el campo de la innovación, la meta es atraer empresas que innovan con nuevas formas de hacer negocios y tecnología.
Arosemena manifestó que en 2012 unas 90 empresas aplicaron para ser parte del Tecnoparque y solo fueron aprobadas nueve porque no todas cumplen con los requisitos para ingresar.
Además, una vez que están instaladas son objeto de auditorias y si no cumplen con los compromisos de investigación, desarrollo e innovación, se les da de baja.
En los últimos tres años se han desafiliado unas 30 empresas, a un promedio de 10 por año.
Tres de los principales requisitos para estar en el Tecnoparque Internacional son: Presentar un plan de negocio que incluya la investigación, desarrollo e innovación; trabajar en colaboración con todos los demás actores con sinergias y transferencia de tecnología; y ser una empresa de calidad y talla internacional, informó su director, Ricardo Endara.
A mediano plazo la Junta de Síndicos busca convertir a la Ciudad del Saber en un referente cultural para Panamá y la región, labor que ya han iniciado.
Con tal fin, “haremos de la Ciudad del Saber una plaza socrática en la que se discutirán los grandes problemas que aquejan a nuestro país, a la región y al mundo y se harán recomendaciones para su solución”, concluyó Juan David Morgan.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anuncie su negocio en Capital