Cinta Costera III

El diseño y construcción de la tercera etapa de la Cinta Costera, para interconectar con la Avenida de los poetas y de allí al desarrollo turístico e inmobiliario de El Chorrillo y Amador han puesto en evidencia algunas situaciones sobre las cuales se debe reflexionar.

Parece que las alternativas de construcción se han centrado en dos elementos: Primero, el costo estimado de la obra. Segundo, la discusión sobre el patrimonio histórico del Casco Viejo. Sin embargo, existen otros temas de vital importancia para el país. La justificación del proyecto no ha sido plenamente demostrada y algunos sectores señalan que lo que se ha propuesto no busca solucionar las necesidad de un sistema de transporte público masivo, moderno, seguro y eficiente que permita el flujo de la población de manera rápida, eficiente y económica para el sector oeste de la provincia de Panamá. Lo que significa que el final de esta etapa de la Cinta Costera se convertirá simplemente en “una forma más rápida de llegar al tranque en el Puente de las Américas”.

El sistema de Metrobús y el Metro aliviarán las largas horas de espera de los panameños que habitan el sector este de la ciudad. Sin embargo, los distritos de Arraiján y La Chorrera, tienen una población parecida a la del sector este y aún no se ha planteado un sistema masivo que cubra La Chorrera, Arraiján y Panamá que transporte a la gran cantidad de ciudadanos que gastan dos ó tres horas para llegar a sus trabajos en un sistema de buses y transportes piratas, que hacen diariamente vivir una odisea. Esto es prioritario. La autopista Panamá-La Chorrera no soluciona este problema.

Sería políticamente más aconsejable, socialmente necesario y financieramente justificable, invertir en un sistema de transporte masivo que provenga de La Chorrera ó Arraiján a Panamá, ya sea por una segunda línea del Metro, o por la construcción de un sistema de  trenes o monorriel que solucione las colas y tranques que viven los panameños diariamente. Esto es más prioritario que la tercera etapa de la Cinta Costera.

Si la tercera etapa de la Cinta Costera se hace bordeando el Casco Viejo, mediante un relleno o un túnel que atraviese la ciudad, o un viaducto y ampliación de la Avenida de los Mártires, cualquiera de las alternativas podría costar entre $500 y $800 millones. El proyecto es importante para el turismo y desarrollo inmobiliario, pero no prioritario para las demandas sociales que tiene el país.

Otro tema planteado es el debate sobre qué tipo de modernización  tiene que ejecutarse en la ciudad de Panamá. Es importante destacar que el modelo de modernización de la ciudad de Panamá carece de un diseño a largo plazo bien estructurado. Si existe, la comunidad nacional no lo conoce. Esta situación refleja la falta de capacidad institucional de quienes tienen la responsabilidad de elaborarlo. En el desarrollo de un  proyecto urbanístico de la ciudad, la necesidad de infraestructuras y el transporte eficiente, los gobiernos están a merced de los proyectos “llave en mano”, que diseñan, determinan especificaciones, construyen, inspeccionan y financian las empresas interesadas en desarrollarlas, con poco o nula injerencia institucional. Este modelo es inaceptable porque los desarrollistas se convierten en jueces y partes, evitando la participación ciudadana y gubernamental en estos proyectos.

Otro factor que queda plasmado es “la urgencia notoria” “que los gobiernos tienen en realizar obras de infraestructura de gran envergadura para la satisfacción política”, sin considerar que muchas de estas obras tienen que planearse y efectuarse en varios periodos gubernamentales. Se debe evitar que el deseo de inaugurar en un periodo de gobierno las obras que  se contraten y construyan sea lo prioritario.

Es necesario recordar que el Puente Centenario, fue inaugurado sin tener sus accesos listos.  Los panameños hemos pagado un alto costo de reparación por los derrumbes que han sufrido estos accesos. Esta es una situación que debe pesar en la conciencia de los gobernantes que los recibieron e inauguraron y de los constructores que los diseñaron y ejecutaron.

Es recomendable, que el gobierno nacional dedique todo el tiempo necesario, para presentarle al país una alternativa para la tercera etapa de la Cinta Costera, que no sea el producto de la improvisación ó de la necesidad de desarrollar un negocio inmobiliario ó de llave en mano, anteponiéndose a otras necesidades prioritarias de la sociedad panameña.

Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

One Response to Cinta Costera III

  1. Pingback: Es Cinta Costera III realmente necesaria? | Orgullo Panamá

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone