CBI: Bajan las utilidades y crecen las provisiones

screen-shot-2016-12-23-at-10-44-44-am

Al cierre del tercer trimestre del año, las operaciones bancarias en el Centro Bancario Internacional (CBI) se caracterizaron básicamente por estar apoyadas en las transacciones locales frente a las internacionales, un deterioro en las utilidades, aumentos significativos en las reservas para préstamos malos y un incremento en el total de activos, respaldado por la cartera crediticia.

De acuerdo al último informe de Actividad Bancaria publicado por la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), para septiembre de este año, el CBI se sostenían a base de la cartera local y de las captaciones domésticas, debido sobre todo al entorno financiero internacional.

Al cierre del mes de septiembre de este año, el CBI registró una utilidad acumulada de $1.214 millones, una baja de $9 millones frente a septiembre de 2015, cuando las ganancias sumaron $1.223 millones, mientras que la utilidad el Sistema Bancario Nacional bajó $41 millones pasando de $1.010 millones a $969 millones  en este mismo período. (Ver cuadro: Estado de Resultados). 

Estos resultados se vieron influenciados por el desenvolvimiento de los rendimientos obtenidos en cartera, que representan el 85% de los ingresos producto de activos generadores de ingreso obtenidos en dicho período.

El CBI igualmente finalizó septiembre  de 2016 con un total de activos por $119.129 millones, lo que equivale a un crecimiento de 2,7% en comparación con septiembre de 2015, cuando los mismos alcanzaron los $116.025 millones (Ver cuadro: Balance de Situación).

Para este período el activo con mayor crecimiento fue la cartera crediticia con 4,7%, pasando de $71.354 millones a $74.687 millones en el período de análisis. 

Por el lado del pasivo, los depósitos finalizaron en $84.838 millones, con un crecimiento de 2,4% en comparación con el mismo período del año pasado, cuando llegaron a $82.853 millones.

Aumentan provisiones

Según el informe, por el lado de los egresos se observa un incremento en el gasto por provisiones de cuentas malas para la cartera de crédito, las cuales se constituyen al tener indicios de deterioro de estas operaciones.

En el CBI las provisiones aumentaron $146 millones, al pasar de $179 millones en septiembre de 2015 a $325 millones para septiembre de este año, mientras que en el Sistema Bancario las mismas se incrementaron en $143 millones, de $162 millones a $305 millones en el mismo período.

Para el vicepresidente Ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP), Mario De Diego, no sería correcto afirmar que el CBI “se está sosteniendo con la cartera local y captaciones domésticas”. El CBI, en su aspecto exterior depende de las situaciones que se den en sus principales usuarios, tanto de crédito como depósitos.

Explicó que es conocido que la mayoría, por no decir todas las economías de América Latina han estado registrando desaceleración económica, lo  que lógicamente da como resultado una menor demanda de crédito y menor ingreso de depósitos.

No es la primera o única vez que eso pasa, ha sucedido en otras ocasiones por efectos de diferentes crisis económicas y financieras que han afectado a la región.

“El CBI se sostiene porque sigue siendo el principal centro financiero del área y continúa gozando de estabilidad y seguridad y mientras sea así continuará funcionando”, precisó De Diego.

Agregó que desde hace años las operaciones internas o locales han superado las externas como consecuencia natural de los cambios en los sistemas financieros de los países latinoamericanos. Tanto la ABP como la Superintendencia están al tanto y cada una ha estado trabajando en estrategias para buscar nuevos medios para aumentar las operaciones externas.

Para el analista bancario, Ernesto Bazán, el hecho  que el CBI se esté apoyando en el mercado local tiene un aspecto a favor y otro desfavorable. Favorece cuando hay crisis internacionales porque hace al país menos sensible a los denominados “shocks externos”.

El ejemplo de esto es la última crisis del 2008 cuando un banco global importante como Lehman Brothers quebró y generó desconfianza a nivel mundial, Panamá fue uno de los países que mejor pudo afrontar esa crisis, ya que no se requirió ayuda ni rescates estatales.

Por otro lado, cuando la economía interna se desacelera o pierde dinamismo, el efecto se ve en los indicadores de cartera. En mi opinión, lo más sano es mantener una combinación de ambos negocios, tanto el local como el internacional, tanto para operaciones activas (inversiones y créditos otorgados) como para operaciones pasivas (captaciones y financiamientos de largo plazo recibidos), destacó Bazán.

Cae la utilidad

Sobre la reducción de la utilidad acumulada en el período, De Diego señaló que la misma no puede calificarse como grave. En todo caso sería necesario hacer un análisis desglosado de gasto por gasto para tratar de determinar cuál o cuáles afectaron el resultado y su posible causa.

En cómo esta baja en las utilidades podría afectar sobre todo a los bancos pequeños, dijo que habría que hacer una análisis individual banco por banco para tratar de ver en cada caso cómo se han comportado los diversos ingresos y los diversos egresos.

Por otro lado, Ernesto Bazán destacó que en una baja en las utilidades la afectación será mayor para los bancos que tienen costos operativos más altos con relación a su margen financiero, no necesariamente está vinculado con el tamaño, sino con otro concepto que es el de “eficiencia”. Los bancos más eficientes son los que están mejor preparados para afrontar un descenso en las utilidades.

Aumentan provisiones

Con respecto al aumento en las provisiones para cuentas malas, De Diego señalo que según la SBP, la cartera mantiene buena clasificación. El aumento en las reservas o provisiones puede ser por nuevos requerimientos de la entidad o por prevención por parte de algunos bancos según la descomposición de su cartera, por ejemplo, si tienen montos de crédito elevados en sectores que estén mostrando debilidades actuales o proyectadas.

Ricardo González Jiménez
Capital Financiero
Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anuncie su negocio en Capital