Cabify espera facturar más de $1.000 millones este año

La empresa europea asegura que no se opone a la regulación de las plataformas digitales de transporte

Un ahorro del 40%, eso es lo que asegura la plataforma tecnológica que conecta conductores y pasajeros en el  servicio de transporte Cabify, que le ha generado a sus usuarios en Panamá en gastos de movilidad al cumplir sus primeros seis meses en el país. Además,  estima que para finales de 2016, el uso de esta plataforma ha contribuido a reducir en 10% el tráfico en la ciudad de Panamá.

Para Juan de Antonio, CEO y fundador de Cabify, el andar de esta empresa europea en Panamá y América Latina apenas ha comenzado a dar frutos, pero no por ello las metas han dejado de ser retadoras y prueba de ello es que para este año 2017 el objetivo es alcanzar una facturación global de $1.000 millones.

Este joven emprendedor español  aclara que la meta de Cabify no es únicamente facturar o generar ganancias para sus accionistas, pues su principal objetivo es “muy noble”: Reemplazar el auto particular para mejorar la movilidad en las ciudades en que vivimos y con ello la calidad de vida de todos los ciudadanos.

No obstante, de Antonio considera que para lograr esos objetivos es importante que Cabify marque una diferencia frente a sus competidores, lo que no solo pasa por orientase al mercado corporativo y ofrecer a sus clientes unas tarifas fijas, sino también por mantener un dialogo amplio y abierto con las autoridades para ayudar en el proceso de adecuación de las normas que regulan el transporte selectivo para normar esta actividad.

-¿Qué diferencia a Cabify de otras plataformas digitales que facilitan el transporte?

-Bueno, lo que nos diferencia de otras empresas es la filosofía de la empresa, porque nosotros pensamos que tenemos un fin último muy noble, que es reemplazar al vehículo particular y hacer las ciudades más habitables, pero también estamos convencidos que el fin no justifica los medios y creemos que si bien todos los días nos tenemos que levantar, ir al trabajo y tomar decisiones, debemos poder sentirnos orgullosos de esas decisiones que tomamos, al margen de que el fin que perseguimos pueda ser loable.

“Por ello, cuando llegamos a un país hacemos el esfuerzo de hablar con los reguladores, porque entendemos que la tecnología ha evolucionado y la demanda del consumidor también, pero las normas no necesariamente evolucionan a la misma velocidad, por lo que buscamos apoyar al Regulador para que camine por la ruta adecuada, pero no imponer nuestro punto de vista porque por muy listo que nos pensemos no tenemos el monopolio de la verdad”

-¿Cómo evalúa usted la experiencia de Cabify en Panamá hasta el momento?

-Nosotros estamos muy enfocados en el cliente corporativo, porque nuestra propuesta de servicio  resuenan entre los departamentos de compras o de control de gastos. Cabify tiene unas tarifas fijas y eso permite controlar muy bien cuánto va a gastar una empresa, en lo referente al control preventivo, pero luego también se puede evaluar cuánto se está gastando en cada cliente o ejecutivo.       

“De todas formas, el mercado panameño está respondiendo muy bien. Hemos tenido una aceptación más rápida en el mercado de consumidores particulares porque es más sencillo, toda vez que no se debe pasar por la evaluación de un Departamento de Compras, sin embargo, poco a poco nos estamos abriendo paso en el mercado corporativo. Es más, tras solo seis meses de operaciones hemos logrado en Panamá lo mismo que nos tomó más de un año alcanzar en México, por ejemplo.

“Aunque todavía nuestro negocio en Panamá es pequeño, hemos visto que el crecimiento inicial es bastante más rápido que en otras ciudades de Latinoamérica en donde la población  es mucho mayor, porque hay que tener en cuenta que es una ciudad con apenas 1,5 millones de habitantes.

“Además, hay que aclarar que la filosofía de Cabify es que al ingresar a cada país establecemos una empresa que cumple con las normas vigentes y con el pago de los impuestos correspondientes, de forma que también aportamos al crecimiento del país.    

-¿Cuál es la política de Cabify frente a los conductores que brindan el servicios final a los clientes?

-Uno de los principales valores de Cabify de cara a los conductores es que tenemos una visión de medio a largo plazo y no de construir un negocio insostenible, basado en subvenciones o descuentos. Nosotros no incorporamos conductores de mil en mil, sino que evaluamos cada semana cuál va a ser la demanda y vamos incorporando el número de personas que responda a esa necesidad y haga rentable el negocio para cada conductor.

“En cierta forma la relación con nuestra comunidad de conductores es de largo plazo porque trabajamos con gente que piensa que de esta forma pueden construir su propio negocio, comenzando con un solo vehículo para luego incorporar al servicios uno o dos vehículos adicionales”.

-¿Y cuál ha sido el desempeño de la empresa a nivel global?

-No podemos ofrecer cifras absolutas de facturación porque estamos en un entorno muy competitivo y eso puede afectar nuestra posición en el mercado, pero te puedo decir que nosotros iniciamos operaciones en 2011 y en los primeros cinco años crecimos al cierre de cada año entre 15% y 20%  nuestra facturación.

“Y para que tengas una idea más clara de cómo estamos creciendo, te puedo decir que a inicios de 2016 éramos 150 empleados y hoy somos más de 600 colaboradores los que trabajamos en la empresa. Además, en marzo de 2016 estábamos presentes en siete ciudades y hemos terminado el año pasado en 40 ciudades de Latinoamérica, España y Portugal”.

-¿Entonces su apuesta fundamental es América Latina?

-Pues…el mayor error que cometimos fue lanzar nuestro servicio directamente en España en lugar de venir directamente a Latinoamérica. La oportunidad acá es muchísimo mayor y Panamá n es de los mercados donde más oportunidades hay, porque en muchos países de la región los reguladores hicieron un pésimo trabajo en asegurar un buen estándar de calidad en el transporte selectivo o taxi.

“Por ejemplo, en Panamá el taxi tiene espacio para mejorar, pero no es el peor, porque hay muchas ciudades de Latinoamérica en los que el servicio es tan malo y peligroso que la clase media no lo utiliza y la única alternativa que tiene ese sector de la población para movilizarse es contar con un  auto propio.

“Yo por eso digo que si pudiera volver el tiempo atrás habríamos venido directamente a Latinoamérica porque la cantidad de clientes no servidos es mucho mayor que en Europa donde el transporte público es bastante bueno y existe múltiples opciones como autobuses, metros y taxis de alto estándar, de hecho, en Alemania, por ejemplo, todos los taxis son de la marca Mercedes Benz, lo que te habla de la calidad del servicio”.

-¿Descartan ingresar a los mercados de Estados Unidos (EE.UU.) y Canadá?

-Tanto en EE.UU. como en Canadá el transporte público no tiene el nivel de cobertura que hay en Europa y, por tanto, son mercados interesantes, pero son mercados donde para entrar habríamos necesitado un nivel de recursos que no teníamos y cuando lo tuvimos, que fue el año pasado cuando concluimos una ronda de financiación de $120 millones, esos mercados ya estaban tomados por otros competidores lo que encarecería aún más nuestro ingreso.

-¿Cuáles son las proyecciones para este año 2017?

-En 2017 debemos superar una facturación de $1.000 millones, eso te da una idea de cómo nosotros nos miramos de cara al futuro.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero
Redacción

Capital favorece la libre empresa, la competencia, la apertura comercial y la modernización del Estado, de manera que editorialmente está en contra de los monopolios, las barreras al comercio y todo aquello que distorsione el ambiente económico y afecte el desempeño empresarial y macroeconómico de cada país. Síguenos en Twitter @CapitalPanama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Anuncie su negocio en Capital